Está ubicado en territorio de Alto Hospicio, su data de explotación, por parte de los indígenas de la región, se remonta desde los tiempos pre hispánicos; fue redescubierto en el año 1542 por Lucas Martínez Vegazo y Pedro Pizarro.

Durante el siglo XVIII marcó un verdadero hito en la economía de Tarapacá. Desde el siglo XVI fue explotada por los primeros encomenderos de la zona, entre ellos Martínez Vegazo, quién mantuvo esclavos para las labores en el cerro San Simón de Huantajaya.

Fue durante el siglo XVIII, cuando produjo su mayor riqueza en sus vetas, siendo conocida por los hallazgos de las papas de plata nativa. Antes de la época salitrera, fue parte importante en el desarrollo económico de la región, que en ese entonces tenía una población que superaba los dos mil quinientos habitantes.

Puesta en valor de la historia

La historia local debe ser protegida y puesta en valor para reconstruir la vida de este olvidado asentamiento minero de plata. Es necesaria la creación de un Museo de sitio y Centro de interpretación, que estén orientados a mostrar lo que fue Huantajaya y la importancia que reviste para el desarrollo del turismo cultural y económico.

En el lugar aún se pueden apreciar algunos cementerios, incluso más antiguos que los de la pampa salitrera e Iquique. En uno de ellos, protegido y mantenido por la Municipalidad de Alto Hospicio y la Brigada de Voluntarios por el Turismo, la Cultura y el Patrimonio de la ciudad, cada año la comunidad hospiciana y visitantes de la región, realizan una romería para el día de Todos los santos y  depositan coronas de hojalata, rememorando la antigua cultura pampina.

A nivel nacional e internacional existe una gran cantidad de registros históricos, fotografías y objetos de alto valor patrimonial. Es de gran importancia para Tarapacá que se le dé el lugar que corresponde a este importante patrimonio regional, reconstruyendo una Ruta de la plata, realizando una réplica de la iglesia de Huantajaya y otras reconstrucciones del antiguo pueblo minero que existió en medio de los cerros tarapaqueños.

El equipo multidisciplinario de profesionales, colaboradores e investigadores, junto a la Municipalidad de Alto Hospicio, están enfocados en trabajar en el rescate y puesta en valor de este Patrimonio Regional. Así mismo, en el Consejo de Monumentos Nacionales, desde hace un tiempo, se está tramitando la “Declaratoria de lugar”, para evitar que se siga destruyendo.

Al respecto el alcalde Patricio Ferreira señala la importancia de rescatar un lugar histórico como este, “para trazar nuestro futuro de la mejor forma, es fundamental conocer nuestro pasado, sabes acerca de la historia que nos precede, es la única manera de abordar nuestro presente y planificar el porvenir de la ciudad, es por esto que estamos realizando este trabajo de rescate, que recién comienza pero que sin duda es de una gran importancia para nuestro Gobierno comunal”.

Huantajaya, futuro hito turístico de impacto económico local y regional

El patrimonio cultural, sin lugar a dudas, es una fuente económica para diferentes sectores de la sociedad, genera una diversidad de actividades económicas en torno al rescate, conservación y cuidado de éste.

El emprendimiento directo en torno al patrimonio, se visualiza en el auge de la artesanía con sentido de identidad y pertenencia, los artistas y artesanos productores realizan réplicas de los artículos hallados en el sitio de Huantajaya, como joyas de plata y alfarería, encontradas en el Capacocha (sacrificio Inca del Cerro Esmeralda) antiguamente denominado Cerro Huantaca, que guarda relación geográfica con Huantajaya.

“El patrimonio cultural, que se puede desarrollar en el lugar y alrededores, es parte del proyecto Huantajaya que se está trabajando y busca dar a la comunidad la oportunidad de valorar, proteger, recrear y  ser parte de una oferta turística atractiva, que brinde crecimiento personal a través del conocimiento, crecimiento económico, sentido de pertenencia e identidad con el patrimonio”, asegura el alcalde Patricio Ferreira.