Alcalde Patricio Ferreira, acompañado del Cuerpo de Concejales de la comuna, durante la ceremonia conmemorativa por el Día Internacional de la Mujer Indígena, que tuvo lugar en el Centro Cultural de Alto Hospicio, además de saludar y entregar un reconocimiento a todas las mujeres indígenas por su aporte al desarrollo de la ciudad, reflexionó sobre el significado de la jornada, que más que rememorar la historia es para mirar hacia el futuro, en donde todos puedan vivir y desarrollarse con igualdad de oportunidades y puedan compartir la tierra que es de todos la que la habitan, la que hoy día por afanes económicos es destruida, causando muchas desigualdades y hambruna en muchos territorios.

“No podemos olvidar nuestro pasado y nuestro presente para tener una mirada de cómo poder construir el futuro que queremos. No queremos que más vidas se pierdan por una noble causa, digna y justa”, aseveró.

Reiteró que hay que aprender de los pueblos originarios quienes “nos enseñaron a cuidar la tierra, por ello aspiramos a tener un país mejor, hecho que nos motivó a crear una  comuna Multicultural, y con ello avanzar a la Pluriculturalidad, en que la nación reconozca que hay muchos pueblos originarios. En ese sentido invitó a las otras comunas del territorio para que se sumen a esa causa de reconocimiento de la Pluriculturalidad”.

Por último, el jefe comunal en este Día Internacional de la Mujer Indígena, insistió que la ciudad fortalece su identidad cultural con la celebración de los eventos originarios “Willka Kuti”, “Anata Andinos” y carnavales, entre otras actividades, para no olvidar sus orígenes y proyectarla hacia una sociedad con menos desigualdad.

Por otra parte, en el evento “Un canto con reflexión a la mujer de mi pueblo”, organizado por el municipio a través de la Oficina de Asuntos Indígenas y Pueblos Migrantes a cargo de Alex Mendoza, se entregaron reconocimientos a tres mujeres de la comuna por su dilatada trayectoria y difusión, en diferentes ámbitos de la cultura indígena andina: Vilma Valdés de la comunidad Diaguita, la vecina aymara y tejedora ancestral Daniela Mamani Challapa y Fernanda Challapa de la confraternidad de bailes andinos Salay Bolivia, filial Alto Hospicio, quien se mostró orgullosa por la actividad en honor a las mujeres y el estímulo entregado por el municipio, en tiempos de pandemia. Asimismo, hizo un llamado a los más jóvenes a mantener sus costumbres y ser respetuosos de su cultura, a cultivar las lenguas originarias, como la aymara.

 

La actividad cultural realizada en el Centro Cultural fue realzada con una rogativa por la yatire Molli Garrido, las palabras de Anita Olivares, presidenta de la Asociación Diaguitas de Alto Hospicio y las presentaciones del grupo musical Jiwasa, Caporales Moxa Uma, Salay Bolivia, Conjunto Folclórico Nuestras Raíces y el Conjunto de la municipalidad Nuestra Tierra.

Se consigna que el Día Internacional de la Mujer Indígena se instauró en el Segundo Encuentro de las Organizaciones y Movimientos de América, en 1983 en Tiahuanaco (Bolivia). El 5 septiembre se eligió en honor a la lucha de Bartolina Sisa, guerrera aymara, quien fue asesinada el año 1782.